Ocurre, en numerosas ocasiones, sobre todo para el poco avezado en esa labor tan poco grata cómo productiva como es «cacarear el huevo», que año tras año, esfuerzo y trabajo detrás de un teclado, un sintetizador o un reproductor, el material queda quizás algo deslucido y poco accesible para el público. Esto traducido al román paladino suele significar un alcance mediocre. Vamos que tu puta música no la escucha ni dios. Por ese motivo, merece la pena pararse treinta segundos a intentar rediseñar y redistribuir los contenidos que generas en pos de un mejor acceso y por ende un mayor alcance. He parado a pensar en mi movida musical e intentado darle un sentido. Te cuento cómo.

3 albumes

Supongamos que lo que llamo álbum no es más que una sucesión de canciones ordenadas de tal forma que expresen una serie de sensaciones y que estas te guíen por un camino ya pactado a gusto del que suscribe. Llamadme clásico. Pues 3 son esas colecciones publicadas en 2017, 2018 y 2019.

Principalmente podrás encontrar todos mis trabajos musicales en Spotify o Bandcamp:

https://irumusic.bandcamp.com/

No obstante he dejado un espacio dedicado en Soundcloud y será en esa plataforma donde tenga mi último material publicado (Maldita limitación gratuita de sólo 3 horas de contenido).

Las sesiones

Allá por el 2012 empecé a grabar diversas sesiones en una serie de recopilaciones a las que titulé DeepFlavour. Las limitaciones que plantea Sondcloud en cuanto a almacenamiento gratuito hizo que me decantase por Mixcloud cómo plataforma para subir mis sesiones tanto de estudio cómo grabadas en directo. Son casi 8 años de publicaciones que pueden dar muy buena cuenta de una evolución musical a lo largo de toda una vida.Las puedes echar un vistazo en en el link a continuación.

Markecast

No todo es autobombo en la vida. Markecast nace con iniciativa de servir de refugio para darle todo el lleno soporte a los colegas. Es un espacio por y para ellos y lo tienes en esta misma web.