Año tras año, la poseedora del record Guiness a la discoteca más grande del mundo me sigue generando las mismas dudas. Probablemente porque sus line ups año tras año carecen de los grandes nombres, los que han dado la vuelta al mundo durante la temporada invernal. Su gran tamaño siempre será para mi, un simbolo de epocas pasadas y su algo más atractiva propuesta del recién nacido Vista Club (Amaneceres incluidos) no termina de superar a otras propuestas de las otras “grandes” de la isla.

Si con un arma poderosa cuenta Privilege es siempre con Supermartxe, otrora carta segura, de las de asegurarte la cola en la puerta cada día durante toda la temporada. No obstante, este año, ha decidido cambiar su día de celebración a los Sabados, entrando en competencia directa con Matinee, fiesta dirigida a un público similar y ElRow, todo ello supondran la prueba de fuego a la propuesta efectista de la promotora.

La cuota “underground” se concentra sobre todo en el Vista Club con carteles algo más interesantes pero que dificilmente puedan competir con otras propuestas electrónicas de corte más actual. Solid Groove los Jueves y Materia, la fiesta de Marco Bailey los Domingos. Enfrentandose a pesos muy pesados del panorama como son Tale Of Us y Solomun. Parece un reto dificil de conseguir.

Para rellenar días, Privilege da cobijo a ritmos que han estado marginados en la isla y así debería seguir siendo. I Am A Richbitch convertirá el club en algo facil de encontrar en cualquier localidad costera levantina con su mezcla de trap y reggeton; dará cobijo a la niña tonta  atraida por el pseudoglamour que pueda desprender la isla blanca o aquella despedida de solter@ mal informada atraida por las promesas de fiesta interminable. No en Ibiza donde aun a pesar de todo, sigue compensando salir con las zapatillas puestas. EDX y Paint Party completan la terna.

Una temporada con las mismas luces y sombras que en los últimos años. En Septiembre conoceremos los resultados.