Defina la temporada de Usuahia con una sola frase: Ley del mínimo esfuerzo. Punto y final, tan crudo como real, sin edulcorantes ni acidulantes pero con mucho mucho conservante. Conservante de aquel que deja transmitir poco sabor, que da poco pie a la magia.

Usuahia presenta un 2016 cargado de sonidos ya conocidos, bailados hasta la saciedad. A su cuota de sonidos big room para masas tenemos que sumarle el vomito de confeti que aporta un Steve Aoki con un show tan anclado como efectivo; si algo funciona no lo cambies es lo que le han contado al de Miami. Aoki se unirá a David Guetta, una incognita como es Avicii, una joven quemada promesa como Martin Garrix o los algo más interesantes Axwell & Ingrosso.

Las hormigas, siguen revelandose ahora y siempre al invasor como la apuesta bajo tierra de la diurna por antonomasia en la isla. Eso si, anclada como su hogar, presentando un line up calcado prácticamente a lo presentado estos últimos años, casi sin concesiones a la sorpresa más allá de lo que pueda esconder ese “And Many More” que suele ser la esperanza de  lo imprevisible.

No obstante, curiosear por la espectacular web del club, algo puede que llame nuestra atención. 6 fechas, Disturbing Ibiza, tal vez un titulo que no invite a seguir profundizando, pero la presencia de Tinie Tempah a los mandos de la novedad más destacable del complejo pueda albergar un cierto punto ya no de calidad, sino de rotura del status quo que parece se ha instalado este 2016 en la tarde ibizenca.

A Usuahia no le hace falta mucho más para colgar el no hay billetes. Reclamo de VIPs y despedidas de soltero al estilo arabigo. Lo que hace la comodidad de sentirte deseado bien lo saben ellos.