Aprovechemos un miercoles cualquiera, a una hora cualquiera, para aprovechar el día del espectador e ir al cine. La pelicula elegida no es otra que “Eden” y, aunque sea del 2014, la podemos disfrutar en V.O.S aqui en Madrid (Cines Renoir Princesa) en, porque no decirlo, una sala de cine que rivaliza con cualquier TV que podamos tener en casa.

Los hay que intentaron identificar en este filme tintes autobiograficos de algun que otro Dj frances de renombre. Lo que bien es cierto es que Eden intenta narrar las luces y las sombras de la llegada de la musica House y Garaje a Europa (Y que derivó en el llamado French Touch capitaneado por unos Daft Punk que hacen varias apariciones estelares en dicho filme). A través de 42 clásicos de la electrónica de la epoca, Eden muestra el ascenso y caida de un joven dj en la incipiente escena parisina. De las raves a los clubs y de los clubs al infierno: Historia que nos suena nos hayan contado. Eden no pasa de puntillas por lo temas polémicos como las drogas o las tipicas rencillas del mundo nocturno que sería lo de esperar y, contra todo pronóstico no trata el tema desde una perspectiva tremendista ni alarmante como pueda hacerlo cualquier periodista de los de esta epoca. Todo suena demasiado familiar y real.

Siempre digo que la calidad de una pelicula debería medirse por la cantidad de emociones que puedas sentir durante las 2 horas que dure la proyección. Si tengo que guiarme en ese sentido, no sería objetivo por la cantidad de emociones que, tan solo su banda sonora y la historia que lleva asociada, despiertan en mi. Eden a mi me ha entretenido, me ha hecho sentir nostalgia de una epoca que nos pilló en pañales y en la que se vivieron muchos cambios en un periodo muy corto de tiempo. Un tiempo en el que las cosas se hacían de otra manera, con cariño y mimando las cosas.

Para esa gente que lleva su hobby más allá, y lo convierte en un sueño. Para mi yo de 15 años, para él está recomendada esta película.