Curioso deporte nacional el nuestro de mortificarnos por lo mal que lo hacemos en nuestro pais y lo bien que se lo montan más allá de los Pirineos. Durante esta semana, se celebra en Amsterdam, paradigma del buen hacer clubber (Y esto no tiene discusión ninguna)el Amsterdam Dance Event, una suerte de festival, conciertos y eventos en diferentes espacios y que juntaran la flor y nata de la electronica mundial. No obstante en España tenemos uno de esos eventos que generarían la envidia de cualquier clubber europeo: El Sonar y su Sonar Week, vamos, que no todo es malo en el Norte de Africa:

  • El clima: Celebrar un festival en Barcelona, con playa, 25 grados, te asegura momentos como estos:

  • Sonar como complemento: Y es que ADE aun a pesar de ir sobrado de eventos y showcases no tiene un festival de la magnitud de Sonar lo cual añade una potente alternativa si eres más de macro-sarao. Mejor me lo pones si nos quedamos con uno de los mejores carteles que han pasado por Europa en este año pasado.

  • Presencia de artistas: Vale, ADE tiene propuestas musicales muy interesantes, R&S, Jon Hopkins, Four Tet, incluye Trance (Asignatura pendiente de Sonar) pero la casi totalidad de artistas presentes en esta edición de ADE han pasado o bien por el propio festival o bien por los diferentes showcases que desde Viernes a Domingo invaden la ciudad condal.
  • Presencia en los medios: Gracias a la plataforma Be-At, el mundo pudo vivir la Sonar Week con una programación variada que iba desde poolpartys y chiringuitos playeros hasta mega estrellas en mega clubs (Seth Troxler en Atlantida por poner un sencillo ejemplo). La plataforma también apostará fuerte en Holanda y retransmitirá eventos de lo más destacados.
  • Las sorpresas: Desconozco hasta que punto la capital holandesa puede sorprender a sus visitantes (Y supongo que lo hará de muchas formas), pero estar pendiente de Twitter para enterarte de fiestas y afters gratuitos por todo Barcelona (Hawtines aparte) es ya una costumbre en las duras maánas de resaca post Sonar.

Ni todo es tan malo como lo pintan ni, en muchos casos, es tan bueno como parece. No obstante debemos estar orgullosos porque