Llega la mejor semana del año, esa en la que hacemos las maletas ponemos rumbo a Atocha con el deseo de llegar a la cita, cual peregrinacion a la Meca, clave de la electronica mundial: Sonar Festival (Y todo el espectacular ecosistema club surgido a su sombra)

Nos encontramos ante el Sonar que más novedades en cuanto a organización y logistica trae desde que cambió su ubicación a Fira Espanya. Vehiculo de esto es Sonar Cashless, si, se acabaron esos tickets de colores, más cercanos a la feria de cualquier pueblo que a un festival de vanguardia.

El funcionamiento no es novedoso: Consigues tu pulsera, la recargas con lo que consideres (Máximo de 300€ en multiplos de 5€) y ya puedes realizar todas las compras que necesites con un golpe de muñeca: Copas, comida o merchandising.

Otra de las novedades, en forma de interpretación de las condiciones de acceso, es que POR FIN los asistentes a Sonar, ya no tendremos que llevar nuestra entrada día tras día a riesgo de deteriorarla o perderla ya que para este año se implantaría la pulsera única.

Con estas 2 novedades damos paso a lo que será una nueva edición de la cita barcelonesa en la que música y tecnología comparten recinto y sensaciones. Nos vemos a la vuelta.