Como si de el día después de un gran partido, el 31 de Octubre de 2016 se recordará como el día después de Moderat. Tan falta de conciertos electrónicos de “Champions League”, Madrid se engalanaba con el traje de Domingo, colgaba el cartel de “no hay papel” y se preparaba a vivir una de esas tardes que no se recuerdan ya que, Modeselektor y Apparat, más conocidos como Moderat, rompían esa regla por la cual todo aquel artista electrónico de masas de renombre no podía acercarse a menos de 500 Km de Madrid.

Primera en la frente; a las 21 de la noche comparecía el terceto en el escenario de la Sala La Riviera de Madrid con 2 incógnitas por despejar: El miedo a otra concierto tirado a la basura por el sonido de la sala, eterno sospechoso que en esta ocasión estuvo a la altura de las circunstancias, o si ese giro hacia caminos más floridos que tanto ha decepcionado a los más puros y “libretas” (Los cuales no han dudado en salir a pasear su descontento en redes sociales durante la semana previa) se iba a confirmar encima de la tarima.

Quizás el gran cambio de Moderat con respecto a la gira presentación de su “II” sea el protagonismo casi total de Apparat a las voces, situado en esta ocasión en el centro del escenario flanqueado por Gernot y Sebastian manejando sintes, samples y cajas de ritmos. Configuración ganadora en una banda que ha conseguido trazar un directo electrónico con la presencia escenica del rock: quizás sea esa la clave de su exito. Un apabullante Apparat a las voces levantando las almas y los cuerpos con “Running” o unos Modeselektor poniendo a prueba las zapatillas con “New Error”. Buena forma de empezar.

Lo que vino después fueron 2 horas de cuasi-perfección, Ana lo definió perfectamente en el post-partido: da gusto cuando asistes a un directo tan sutil, tan cuidado y tan medido. Poco a poco fueron desgranando los temas de su último largo, el que finaliza la trilogía. No faltaron “Eating Hooks”, “Reminder” recompuesto para regalarnos uno de los momentos algidos de la velada. “The Fool”, “Animal Trails”, etc. fueron sonando casi todos los temas del disco sin dejar de lado sus temas de siempre como “Rusty Nails”.

 

El colofón llegaba con los bises, tras un solo de sinte y sampler, el momento tan esperado. Ese momento cuando los pitidos y los tambores anuncian la llegada del hit “Bad Kingdom” el cual, se resiste a ser el tema de cierre y se agradece y se odia a partes iguales. Aun tendríamos 2 temas más de regalo en uno de esos días en los que solo queda mirar con extrañeza preguntandose como era posible que el tiempo no se hubiera detenido, que todo hubiera pasado tan rapido. Solo nos queda recordar; ha merecido la pena solo por veros ayer sonreir y gritar, veros hoy compartir con orgullo videos e imagenes. Siendo unanimes, encumbrando una noche que hacia falta. Un grito, un golpe en la mesa: Madrid quiere!

Foto por Moderat