Cada vez que leo en la prensa la noticia de una nueva muerte e me queda un mal cuerpo que no veas. Lo primero porque en muchas ocasiones el rigor informativo deja mucho que desear y se acerca peligrosamente a la línea del sensacionalismo más despiadado. Lo segundo porque ninguna chica de 17 años debería dejarse la vida en una pista de baile ya sea por motivos de salud o porque algún desalmado se salte a la torera todas las normativas de seguridad (En Madrid esta nos la sabemos de memoria). La tercera y última razón: Porque creo firmemente que la muerte de una chica de 17 años en una discoteca de Sueca (Valencia) en Enero podría haberse evitado.

Partamos de la base de que el MDMA es una droga actualmente ilegal en España, si nos ponemos legales, bajo ningún concepto esas 2 pastillas con el logo de Music On (Según la prensa) deberían haber llegado a manos de una chica de 17 años. La realidad es que esa batalla hace años que está perdida, en cambio, se han abierto una serie de frentes muy gustosos y apetecibles y por los cuales merece mucho la pena luchar. Uno de ellos es la reducción de riesgo, sobre la cual trabajan diferentes asociaciones y ONGs como Energy Control o Ailaket.  Como he dicho, esta es una de esas muertes que creo se podrían evitar, ¿Como? Dandole la importancia que se requiere a las estrategias que este tipo de asociaciones están intentando implementar en todo el territorio nacional y que, si comparamos con otros paises algo más novatos como UK, resultan efectivas. Quiero creer que si hoy, en España, las muertes relacionadas por consumo de “Extasis” son anecdóticas (Y más comparadas con la sangría que lleva sufriendo UK en los últimos años) es precisamente por la labor casi activista de esta gente.

Quiero creer que esta chica, si hubiera tenido acceso a una información relativamente veraz, contrastada científicamente, objetiva, etc. Si hubiera tenido acceso a una asesoría personalizada y confidencial, a un servicio de análisis, hubiera tenido las herramientas necesarias para un consumo responsable y hubiera gestionado mejor los riesgos que conlleva el consumo de drogas en clubs.

Quiero creer que con esas herramientas, seguramente hubiera sabido que la cantidad recomendada de consumo de extasis en una sesión es, según Unity (La organización holandesa de Reducción de Riesgos) de entre 1,5 y 2 mg/kg (Si la prensa esta en lo cierto y cada Music On tuviera 400mg de MDMA, estaríamos hablando de un consumo un 8 veces por encima del recomendado). Hubiera sabido que Energy Control no recomienda excederse de 250mg por sesión, sobre todo por el incremento de los efectos secundarios (Hipertermia, etc) que suelen ser los que más problemas suelen dar en estos entornos. Ella o algún amigo hubiera analizado esa pastilla para saber su composición, si existían adulterantes peligrosos. Quiero creer que hubiera sabido que no es mala idea empezar poquito a poco, que es buena idea hidratarse, que la MDMA afecta más a chicas que a chicos. Mucha información disponible realizada por y para evitar que tengamos que enterrar a nuestra gente.

Quiero aportar mi granito de arena para que esto no vuelva a ocurrir, si lees esto, corre a informarte; Energy Control tiene muy buena información y de regalo un video ilustrativo, de mis favoritos:

https://www.facebook.com/unity.nl/videos/10153909362440079/