Cuanto me hacías falta, Madrid.

Pongamonos en antecedentes: Años tras año de que las fiestas de tu ciudad no atraigan a prácticamente nadie culturalmente hablando. Una ciudad que no es de nadie, demasiado impersonal en ocasiones, demasiado.

Y por fin se hizo la luz, y alguien pensó que porque no se iban a poder hacer unas fiestas para todos, que se podía conjugar tradición con vanguardia, reivindicación con religión y con todo esto, el Viernes comenzaba el intenso fin de semana en el Jardín de las Vistillas, testigo de grandes noches a la intemperie, hoy nos daría cobijo un más que aceptable sonido de subwoofer, iluminación estroboscópica con Marc Piñol como maestro de ceremonias dando el pistoletazo de salida a el fin de semana largo con un techno pausado y bailable que, por desgracia, a la 1 de la madrugada ponía punto y seguido. Madrid sigue siendo Madrid y sigue arrastrando muchos errores cometidos en el pasado.

El Sábado es el día elegido para conocer lo que está dando de si la nueva edición de Music & Dealers, que en un inteligente movimiento, se ha celebrado bajo el paraguas del santo patrón madrileño en uno de los puntos neuralgicos de la celebración como es el barrio de La Latina. El Mercado de La Cebada presentaba un aspecto inmejorable, animado desde la entrada donde se apuraban los últimos cigarros hasta en esos curiosos puestos de venta de huevos donde se bailaban ritmos tropicales o trap desgarrado. Se nota evolución y madurez en esta historia, se nota crecimiento, porque está mejor organizado, hay más puestos donde se pueden comprar desde camisas de colores a sintetizadores, discos de vinilo, joyas y arte. Me faltó alguna propuesta de indole más profesional como las que llenaron en 2015 el Pulpito con explicaciones algo más detalladas y en profundidad sobre este curioso mundillo; llamadme friki pero la lata de birra y el bailoteo lo tengo algo más visto.

Praderas, rosquillas, tontas o listas, gallinejas y morenas con un clavel. Vivir las fiestas de tu ciudad de una vez con orgullo, con la sensación de que este año por fin es el bueno, de llegar a un día como hoy, Martes y poder gritar bien alto que este año SI, que ayer pusiste el broche de oro en un marco incomparable como la Plaza Mayor a un fin de semana donde la gente de a pie ha sido por fin protagonista.

Viva Madrid y viva San Isidro

Foto por Captcha