Tiempo de lectura: 8 minutos

Se vino LEV Matadero, el hermano pequeño del LEV original que se hace en Gijón. Nuestro Atonal, nuestro Unsound versión meseta, nuestro CTM del Manzanares. Se hace en el Matadero, que es lo más parecido a Berlín que tenemos. Un recinto que siempre pregunta ¿Por qué no se hacen aquí más cositas chulas?

Desde Agosto que tenemos el abono comprado, con el anuncio del primer cartel, con Alva Noto y Atom Tm que seguro han pagado parte de la hipoteca con dinero asturiano. Daito Manabe, que suena siempre muy LEV, Marina Herlop (Nuestra Marina), que lo está petando en todos lados donde quiera sonar electrónica gourmet. Blackhaine era otra apuesta segura pero se cayó del LEV no se sabe muy bien por qué, ya que luego se ha paseado por el resto de festivales del rollo, así que en su lugar viene Ziur. Zora Jones y Sinjin Hawke que te suenan cómo si vieras un directo de ellos al mes pero te pones a hacer cuentas y no has visto ninguno y luego ya la letra desconocida que iremos descubriendo a lo largo de este ratito de crónica. .Del metaverso y demás instalaciones inmersivas pues hablaremos dentro de 20 años, pero de momento somos jóvenes y vamos al turrón. Te voy ambientando musicalmente mientras lees.

https://www.rtve.es/play/audios/fluido-rosa/lev-matadero-2022-entrega-03-10-22/6705099/

La cosa iba a ir de la siguiente manera: El Jueves, 3 directos en la Nave 16 (El Tresor de Arganzuela), El Viernes 4 directos de nuevo en la nave 16 y el sabado jolgorio por todo lo alto en la Plaza Matadero, con el escenario de las grandes ocasiones. Con el avance de Agosto se hicieron el cartel entero y se nos quedó a todos cómo un poco una cara de «Ñe, me falta algo» y más cuando empiezas a ver a Caterinas Barbieris por aquí, Voices from de lake un poco más lejos, Lorenzo Senni comiendo gambas en Santiago de Compostela… Pero en Madrid solemos estar acostumbrados a esto y lo bueno es que este festival siempre te trae cositas que desconoces, que te dejan la cabeza para pocos trotes, algunas cosas que dices «Que puta mierda es esta» y otras que directamente te hacen cuestionarte que el dinero de las subvenciones sea el correcto. Este año hemos tenido de todo y más, pero empecemos por el principio y deleitemonos con los textos de presentación de cada show, porque a estos sitios es recomendable venir leido de casa.

Bajo el título de Dissonant Imaginary, esta performance AV explora el efecto de la música en el cerebro a través de un sistema que analiza la actividad cerebral y la interpreta en forma de imágenes, generando los elementos visuales del propio espectáculo.

https://levfestival.com/22/lev-madrid/daito-manabe-kamitani-lab-dissonant-imaginary-live-av/

El primero en abrir la puerta grande es Daito Manabe, clásico entre clásicos. Si en tu evento de música experimental falta, la mesa se te queda coja. Si el año pasado en pantalla tuvimos un clinic de la pesca de la cigala en mar abierto, para esta ocasión tuvimos una clase de neurología condensada en 37 minutos exactos que lo que duro el live, bombo a negras incluido cosa que suele ser raro en estos eventos donde oscilas entre 4 horas sin un grave o una orgía de bombos a 300bpm por minuto. Un 8 al bueno de Daito.

Daito Manabe

En White Balance, Schnitt transforma la señal de vídeo en un generador de sonido en tiempo real. En el escenario, cuatro dispositivos fotosensibles reaccionan a los pulsos de luz de cuatro proyectores de vídeo, creando la estructura sonora de la actuación. El directo se desarrolla a través de la interacción audiovisual entre los dos artistas, los dispositivos electrónicos y la pantalla principal.


https://levfestival.com/22/lev-madrid/schnitt-white-balance-live-av/

El blanco y negro nunca pasa de moda. Imagínate que tus padres un día se levantan y se ponen con el cacharraje para montar una cosita de ambient bastante pesado, de esos que te crean cómo inquietud. Para darle a la cosa más volumen, se dedican a intentar quemarte la cornea a base del recurso que nunca falla, pantalla negra-pantalla blanca a diferentes velocidades y a diferentes matices. Esto duró media horita, no sobró ni un minuto, no faltó ni un minuto.

Esta investigación interdisciplinar en los campos del tiempo, la naturaleza y la tecnología, genera dentro de sus dos anillos un espacio de meditación donde los sonidos de la naturaleza y la civilización se encuentran, y el caos, el silencio, la locura, la paz, la evolución y el desastre están en continuo movimiento.

https://levfestival.com/22/lev-madrid/robert-lippok-lucas-gutierrez-spin/

Salen a escena Robert Lippok, que parece un ingeniero de Google que lleva sin salir 4 meses de Sillicon Valley y Lucas Gutierrez, que aunque los rumores decían que era el típico español afincado en Berlín, pues no, es un argentino afincado en Berlín y además hace visuales cojonudas cómo en este Spin en la que nos sumergió en una especia de bola de mercurio, con un conjunto de luces que reforzaba el hecho de estar metidos en una bola de mercurio. No obstante el viaje por el agujero de gusano se veia emborronado por alguna figura pixelada que no pegaba absolutamente nda. En lo musical, un viaje astral. Nos movemos en dos partes: una primera de ambient puro puro, de ese de quedarte dormido delante de la chimenea en un pueblo de Soria, con sus grillos, sus sonidos del mar y sus chicharras. La segunda parte de estas de tensión absoluta, 20 minutos de alta costura, de thriller, para terminar apoteósicamente arriba y dejarte con la sensación de que ya lo has visto todo en el festival. Lo meto en el top3 de cabeza.

El escenario se convertirá en un espacio ritual en el que la escucha colectiva tiene la ambición de reparar viejas heridas.

https://levfestival.com/22/lev-madrid/yamila-visions/

Inauguramos el segundo día, con una asistencia en Nave 16 más o menos como la del Jueves. Bien, sin apreturas en la pista, alguna cola en barra pero se pudo degutar algún refresco. Para empezar Yamila, primera presencia de producto nacional del certamen, y actuación acorde a lo exiguo de su texto en el programa de mano. Ahora te toco el violín desafinado, luego agradezo a mi madre que me ha traído un cable y una rebequita, luego te meto un bombo así medio chulete pero que no termina de hacer funcionar la cosa y a lo tonto te has salido a 10 minutos del final porque la cola de la barra que se forma luego es un sin vivir.

Como una proyección del horizonte metahumano, Neuer Mensch nos propone un ejercicio de desprendimiento del exoesqueleto. El tejido muerto se desgarra entre movimientos corporales radicales. Las ideas muertas son aplastadas por los pies, bailando la danza de la elegancia brutal. Un seductor hechizo de la artificialidad y su promesa inherente de la felicidad del mañana.

https://levfestival.com/22/lev-madrid/atom-neuer-mensch-live-av/

Plato fuerte de la noche, un clásico del LEV y de todo evento donde el ruido rosa esté presente y sea hilo conductor. Más que un desprendimiento del exoesqueleto. nos dio una buena dosis de cera y zapatillón. Eso sí los visuales simploncillos o cómo algunos lo llaman: minimalistas. Porque juntar lineas rojas, verdes y blancas a modo de flash, lo hacemos todos con el videotutorial del programa de visuales que nos hemos bajado piratas y no sabemos manejar. Es el Hola Mundo de las visuales. A pesar de todo, muy bueno el conjunto.

Pertenece a una nueva generación que rompe con el molde tecno para explorar y experimentar sin ningún tipo de ataduras, y crear así un sonido nuevo y emocionante a partir de influencias aparentemente irreconciliables.

https://levfestival.com/22/lev-madrid/ziur/

Aquí la cosa ya venía torcida. Blackhaine era de las cosas gordas del festi y nos lo cancelan a saber por qué, bajona, meten a Ziur, sigue la bajona. El leve recuerdo que tengo es del She Makes Noise 2021 y fue una cosa de esas de decir, «meh» y eso el rato que has atendido porque el resto de la hora te la has pasado de charleta y molestando al personal. Aquí se presento con un rollete más punk, a ratos canta, a ratos cera, a ratos se baja al publico. Un sinsentido.

La artista experimental y productora de Taipei Meuko! Meuko! y el colectivo de arte new media taiwanés NONEYE, co-fundado por el director del colectivo NAXS Corp, estarán en la Nave 16 con Invisible General, un nuevo espectáculo audiovisual que toma como base sus habituales espacios de juego futuristas para sumergir al público en los paisajes espirituales y urbanos de Taiwán, en un universo que se debate entre la tradición y la tecnología, entre ruinas urbanas y vegetación salvaje.

https://levfestival.com/22/lev-madrid/meuko-meuko-noneye-invisible-general-live-av-2/

Suenan platillos chinos y corriendo para la Nave 16. ¡CHINOS! NO! Son de Taiwan, pero de eso nos enteramos al leer el libreto en la cama intentando dormir después de el exorcismo vivido hecho live sonoro. Las visuales muy de Doom, volcánicas, sangrantes, para tener pesadillas. ¿La música? Un akelarre, sacrificios humanos, satanismo. Daban ganas de de llamar al 112 y pedir ayuda, o que se los llevasen detenidos. El respetable pues salió camino del sobre y claro, esa noche costó conciliar. Directo al cajón de oro del festival. Soberbio.

Y en estas que llega el Sábado, con el personal muy calentito porque visitaba Madrid Rio el bueno de Alva Noto y ante ese panorama la gente del LEV decidió que si todo había ido miel sobre hojuelas durante los dos días previos, por qué no cagarla el último día transformando una cosita elegante y familiar en el Summer Story de los modernos y que en vez de degustar el ambient y el minimal en su sala cerrada rollito industrial con sonidazo, pues sacamos el sarao al exterior (Para probar a ver que pasa si llueve) para que el el audio se lo lleve el viento y lo visual sea tu colega que hace mucho que no lo ves.

Un trabajo intensamente emocional que combina el piano melancólico y las elegantes líneas vocales propias de sus dos anteriores álbumes, Nanook de 2016 y Babasha de 2018, pero con un sonido mucho más completo, casi caótico, al que suma la batería electrónica, líneas de bajo eléctrico y una gran cantidad de sublimes efectos de producción.

https://levfestival.es/22/lev-madrid/marina-herlop/

Con estos mimbres tuvimos que hacer la cesta, y para hacer esa cesta lo primero que tenemos que hacer es pedirle perdón a Marina Herlop, que es nuestra Marina, que está en todos los festivales gordos del género y lo está petando. Pues los colegas de la organización montan su espectáculo intimista y recogido en el parking de la Fabrik y tan anchos. Total que la cosa se deslució y nos mandaron callar 4 o 5 veces, pero es que querida, yo llevo aquí desde el Jueves, he tenido un crio y a estos chavales les llevo sin ver 2 años, así que si quieres reclamarle, pues te vas a la web y te quedas allí por organizar esta verbena. Marina, a ti te valoraremos cuando te pongan a tocar en una plaza seria.

La Plaza acogerá en L.E.V. Matadero un directo de Iglooghost, artista afincado en el Reino Unido que crea música, obras de arte y rompecabezas que gravitan en torno a un ecosistema ficticio de entidades extrañas y dioses diminutos.

https://levfestival.es/22/lev-madrid/iglooghost-lei-live-av/

De este pobre chaval poco podemos contar más allá de que se le acabó la batería del portatil, dijo que volvía en 5 minutos y después apareció un cartel en pantalla que rezaba: «Next Live: Alva Noto»

Con UNIEQAV, nos traslada a este tormentoso paisaje digital en el que estruendos electrónicos y los truenos de los sintetizadores se abren paso a través de una lluvia de ruido blanco. Este entorno se refleja en la parte visual de la pieza, con la que convierte fenómenos científicos como las frecuencias de luz y sonido en una experiencia casi alucinógena para el público.

https://levfestival.es/22/lev-madrid/alva-noto-unieqav/

Me habló un colega cómo 3 días después y me dijo: «Hablemos del live de Alva Noto». Hablaremos mejor cuando venga al Conde Duque y podamos degustar el directo de alta cocina con cubiertos de alta cocina. No obstante si alguien podía sobresalir entre tanto jolgorio, ese era el señor Carsten. A mi no me enganchó directamente, pero por razones ajenas a la organización y al que escribe. Que no se preocupe Carsten que en Julio de 2023, una de sus localidades en los Teatros del Canal tendrá mi nombre.

En él, utilizan tecnología motion capture para traducir sus movimientos en sonido e imagen a tiempo real, controlando la música y convirtiéndose en avatares que se elevan frente al público en la gran pantalla, al ritmo de canciones de sus próximos álbumes.

https://levfestival.es/22/lev-madrid/sinjin-hawke-zora-jones-live-av/

A Zora Jones y Sinjin Hawke los hemos visto deambular por el Matadero durante todo el festival y ya son cómo de la familia, de hecho son tan de la familia que parece que los has visto en directo una vez al año y haces cuentas y resulta que, oh sorpresa, es la primera vez que te los hechas a la cara. La cosa fue de despiporre total. Neo perreo, moombathon, neo trap y toda la modernada bajando hasta el piso, incluso los technoheads bajando hasta el piso. Las visuales una fantasía, realizada con (creo) una kinect, dándole un aire futurista al asunto, muy fluido. Directos al top3 y deseando verlos por Madrid de nuevo. Os obligo a todos a revisar el material que tienen publicado.

Con esto termina una edición de LEV Matadero que nos ha dejado un sabor de boca cómo ninguno (Y más desde las ediciones virtuales de los años pandémicos). No obstante lejos queda la excelsa edición de 2019, menos mal que hemos contribuido con buen gasto para poder volver en 2023 a disfrutar de otra de estas. Ya sabeís, «LEV Matadero, cultura, fellas y…)